CRÍTICA DE CINE: VOLANDO JUNTOS

CRÍTICA DE CINE: VOLANDO JUNTOS

Con la dirección de Nicolas Vanier, esta coproducción franco-noruega nos narra una historia familiar. Cómo un objetivo, el estudio de las migraciones de los gansos salvajes, unirá a padre e hijo en un proyecto arriesgado para evitar su extinción.

Lo emocionante del filme es el desarrollo de la cría de los gansos desde los huevos hasta su primer vuelo tras el que consideran sus padres. Los primeros seres que ven al nacer.

De ahí seguirán las peripecias hasta Noruega para el vuelo migratorio acompañando al ultraligero de vuelta a Francia para que aprendan una ruta exenta de peligros.

Las escenas del ultraligero en medio de una tormenta en el mar de Norte seguido por los gansos son fantásticas. Por lo que volé en el ultraligero Aviatika tanto en Moscú como en El Álamo (Madrid) sé que no aguantaría los vientos que nos ponen en la película.

Lo más interesante del filme, basado en hechos reales, es cómo el hombre puede cambiar la conducta de unos animales (la migración) por el bien de estos.

Y la segunda parte, cómo un adolescente levanta la mirada de los juegos electrónicos y el móvil para sumergirse en un proyecto que le madurará y le unirá con su padre y familia.

Recuerda, por la naturaleza y los animales, otra película deliciosa y emocionante: Mia y el león blanco.

Para pasar un rato agradable, conmovedor e instructivo.

 

José Luis Andüix

@JoseLAnduix

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies