ANÁLISIS: THE ELDER SCROLLS ONLINE: ELSWEYR

THE ELDER SCROLLS ONLINE: ELSWEYR

Mientras esperamos a que Bethesda “regale” al mundo la próxima entrega de Elder Scrolls, continuamos nuestro viaje infinito a Tamriel en su vertiente on-line, al que añadimos una gran expansión, Elsweyr.

Lanzado en consolas durante el verano de 2015, The Elder Scrolls Online no ha parado de cambiar y de crecer, incorporando nuevos contenidos y mejorando mediante actualizaciones o expansiones como la que nos ocupa. Como buen juego on-line de mundo persistente, si decides adentrarte en Tamriel debes prepararte para perderte en su universo un número de horas indecente, sobre todo si pretendes aprovechar todo lo que ofrece o probar la experiencia con diferentes clases de personaje. Hay que tener en cuenta de que se trata de un MMO sin cuotas mensuales, por lo que una vez adquirido el juego y posteriormente sus expansiones podremos disfrutar de todo el tiempo del mundo, si bien nunca parecerá suficiente para terminar de explorar.

El motivo inicial por el que nos adentramos en las tierras on-line de Tamriel fue el de derrotar a Molag Bal, escogiendo entre una de las nueve razas disponibles y uniéndonos a una de las tres grandes alianzas. Templar, Dragon Knight, Sorcerer y Knight Blade son las clases predefinidas que podíamos escoger inicialmente, unas clases que se adaptan perfectamente a los roles típicos de un Mmo en cuanto a personaje tanque, curandero, mago, etc… si bien la forma en que mejoraremos a nuestro personaje en el uso de diferentes armas o equipamiento será la típica en esta saga, y es mediante el uso continuado del armamento o equipo seleccionado, por lo que esta será la parte más importante más allá de la elección inicial. Los veteranos ya conocerán los grandes cambios que ha sufrido el juego desde su lanzamiento, mejorando enormemente el sistema de combate, las misiones, la progresión, etc…. por lo que, si no quedaste muy satisfecho de la propuesta inicial, es un buen momento para incorporarse a una versión mucho mejor en todos los sentidos y que deja en pañales la versión básica que se pudo ver en su lanzamiento original.

El año del dragón

Tras las tres expansiones previas, Elsweyr forma parte de las expansiones del año del dragón, a las que pronto seguirán Scalebreaker y Dragonhold, tal y como confirmó Bethesda en su conferencia del E3 2019. Si bien, una de las novedades más importantes en Elsweyr, más allá de las nuevas tierras el nuevo mapeado y la importancia de los dragones, es la incorporación del Nigromante como nueva clase jugable, que se añade a las cuatro disponibles inicialmente, aportando importantes diferencias en la jugabilidad.

El Nigromante puede especializarse en tres ramas, Grave lord, Bone Tyrant y Living Death, derivando en el uso de diferentes técnicas, ya sean de curación, uso del veneno o la invocación de no muertos, como esqueletos e incluso golems. Sin duda una clase que vamos a ver muy a menudo a partir de ahora, sobre todo entre los aventureros más veteranos.

Khajiitas

Las tierras desérticas y la jungla de los Khajiitas nos esperan en nuestra vuelta a Tamriel, cuyos habitantes, unos felinos la mar de simpáticos, están en medio de graves problemas. Quizá la historia sea la parte que realmente no está tan trabajada como en anteriores expansiones, y el diseño en algunas zonas (con mucho desierto de por medio) no entra tanto por los ojos, pero siempre mantiene un nivel artístico muy alto ofreciendo también parajes maravillosos. Obviamente los combates, la exploración y un contenido secundario abundante y francamente entretenido siguen los motivos por los que no podemos dejar de jugar. Los dragones adquieren más protagonismo ya que ahora forman parte del mundo y no necesariamente de alguna misión en concreto. Como saben los veteranos, debemos olvidarnos de combatirlos en solitario como llegamos a hacer en Skyrim, por lo que cada batalla se acaba convirtiendo en un evento multitudinario en busca de la experiencia y de un suculento botín. Especialmente destacables serán las raids, misiones largas y complejas que requerirán la colaboración de hasta 12 jugadores para intentar completarlas, ya que será donde podremos enfrentarnos a unos dragones tremendamente poderosos donde la colaboración de personajes bien desarrollados será imprescindible.

Sin duda es un buen momento para regresar a Elder Scrolls si te habías tomado un descanso y uno perfecto para introducirte en su mundo ante la gran abundancia de contenidos, eso sí, teniendo en cuenta el detalle de que sigue siendo un título íntegramente en inglés, lo que puede suponer una barrera para algunos jugadores.

 

José Raúl Sotomayor

Twitter: @JoseRaulSM

BETHESDA

 

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies