NUEVO HÍBRIDO ENCHUFABLE DE MERCEDES: EL CLASE C 300 E

NUEVO HÍBRIDO ENCHUFABLE DE MERCEDES: EL CLASE C 300 E

Tecnología punta y muy bajos consumos con una gran potencia. Así es el nuevo Mercedes-Benz clase C 300 e. La marca alemana, continúa con sus inversiones para seguir desarrollando autos con total respeto al medioambiente con varios datos que lo confirman.

Mercedes-Benz ya recibe pedidos en España del nuevo Clase C 300 e (consumo de combustible: 2,0-1,6 [2,0 – 1,4] l/100 km; emisiones de CO2: 45–36 [45–33] g/km, consumo eléctrico: 14,8-13,4 [25,3-21,63] kWh/100 km) que cuenta con la tecnología híbrida de tercera generación de la marca denominada EQ Power.

Su batería se puede recargar en 1,5 horas y ofrece una autonomía en modo eléctrico certificada según NEDC2.0 de entre 51-59 kms, lo que le permite recibir el distintivo ambiental “0 EMISIONES” de la DGT. Está disponible en versiones berlina y Estate a partir de 52.900 euros.

El nuevo Mercedes-Benz Clase C 300 e es el último integrante de la gama EQ Power, la familia de híbridos enchufarles de tercera generación de la marca que contará con 20 versiones en 2020. Combina un eficiente motor gasolina de cuatro cilindros y 155 kW (211 CV) con un motor eléctrico de 90 kW integrado en el cambio automático de nueve velocidades 9G-TRONIC.

A pesar de su austeridad en el consumo de combustible, su potencia combinada de 235 kW (230 CV) y su par combinado máximo de 700 Nm le confieren grandes dosis de dinamismo, siendo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos (5,5 para la versión Estate). Gracias al cargador de a bordo con una potencia de 7,4 kW, la batería puede cargarse del 10 a 100% SoC (estado de carga) en solo 1,5 horas por conexión a un Wallbox si se aprovecha la potencia máxima.

Cuenta con un sistema de gestión inteligente que evalúa datos de todos los sistemas de asistencia a la conducción, como sensores de radar, cámara y sistema de navegación para asumir un estilo de conducción anticipativo.

Para maximizar la autonomía eléctrica, la gestión de la propulsión tiene en cuenta la topografía de la ruta, su cartografía y el tráfico y calcula el momento en que el conductor debería levantar el pie del acelerador (con el fin de aprovechar la inercia del vehículo al frenar para cargar la batería), cuándo y con qué frecuencia debe cambiarse de relación para ahorrar combustible y cómo debe controlarse la temperatura de servicio de todos los grupos para poder afrontar con eficiencia la próxima pendiente.

 

MERCEDES-BENZ

Fernando García Santamaría

TWITTER: @Fernipress

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies